Citas de Portugal

  • Coimbra, Coimbra, tierra de encanto, ciudad bautizada por las lágrimas de Inés, vivero de la poesía de un pueblo que vive por el amor y por el amor muere. Coimbra posada como una paloma junto al Mondego, ¡qué remanso en la corriente!

  • Calles viejas, empedradas, como sacadas de un tiempo antiguo. Como la gente que pasa ahora o le ve pasar a él: uno tirando de un burro, otro con un caldero de berzas, unos niños con un carro, una vieja con un cesto a la cabeza... Y perros. Y calabazas.

  • Es una aldea de cuento; la típica aldea rayana perdida entre las montañas y dormida aún en el tiempo, que es como decir la muerte. Casas viejas, de pizarra, y corrales para ovejas se agolpan entre sus calles y en sus estrechas callejas. Y, por ellas, los vecinos, trabajando como siempre.

  • No es un atardecer cualquiera. En lo alto de las montañas, donde se encuentra situado, y encima de los viñedos, la bruma es ya tan espesa que parece un bancal más por el que éstos trepan al cielo.

  • Autor: 

    "Me limito a decirte que Sintra puede que sea el pueblo más bonito del mundo".

  • Llegué desde Lisboa a la estación de Vallado, ya de noche, y de Vallado a Alcobaça me llevó un desvencijado cochecillo. Distraje el frío y la soledad imaginándome lo que sería aquel camino envuelto entonces en tinieblas: ¿por dónde vamos?

  • Llegamos ahora a la plaza más grande de Lisboa, la Praça do Commercio, el antiguo Terreiro do Paço, como aún se le conoce. Esta es la plaza que los ingleses conocen como la Plaza del Caballo Negro, una de las más grandes del mundo.

  • De regreso a la Baixa, es decir, a la parte céntrica y baja de la ciudad, se pasa por uno de los más pintorescos barrios de Lisboa, Alfama, el viejo barrio de pescadores, que aún conserva gran parte de su antiguo esplendor. El turista que pase algunos días en Lisboa no debe perdérselo.

  • Sobre siete colinas, que son otros tantos puntos de observación desde donde se puede gozar de los más espléndidos panoramas, se esparce la vasta, irregular y colorida masa de casas que constituye Lisboa.

  • Entre los diecisiete lugares de Portugal que merecen ser visitados, según reza el mapa excursionista que en los vagones de primera de los trenes ha hecho fijar la Sociedad de Propaganda de Portugal – cuyo lema es pro patria omnia – no figura Guarda.

  • “...ésta es la Universidad de Coimbra, de la que mucho bien ha venido a Portugal, pero donde algún mal se preparó igualmente. El viajero no va a entrar, se quedará sin saber cómo es la Sala de Actos Grandes, y cómo es por dentro la Capilla de San Miguel. El viajero, a veces, es tímido.

  • Represéntame Portugal como una hermosa y dulce muchacha campesina que de espaldas a Europa, sentada a orillas del mar, con los descalzos pies en el borde mismo donde la espuma de las gemebundas olas se los baña, los codos hincados en las rodillas y la cara entre las manos, mira cómo el sol se pon