Citas de Japón

  • Autor: 

    Okada tenía una ruta fija para sus paseos diarios. Bajaba una solitaria cuesta llamada Muenzaka y continuaba hacia el norte rozando el lago Shinobazu, cuyas aguas, tan negras como dientes, provenían del río Aisome, hasta finalmente desembocar en la montaña de Ueno.

  • 7 de septiembre

    «Tanto ayer como hoy, fuerte viento del sur sopla, nubes trae como lleva, llueve como escampa, y cuando los rayos del sol penetran entre las nubes, sombras arbóreas al unísono resplandecen, (…)».

  • Autor: 

    Eran solo las 7:45 de la mañana, pero yo ya podía percibir que iba a ser un día caluroso. No había una sola nube en el cielo. El sudor resbalaba por mi cara a medida que arrancaba una a una las tejas con el martillo.

  • Solicité ver carpas de verdad, como un empera­dor exige ver un auténtico elefante.

  • En el sur del Japón, el mes de abril es de una voluptuosa suavidad. Mis padres nos llevaron a la playa. Conocía muy bien el océano, gracias a la pla­ya de Osaka, que, por aquel entonces, rebosaba de inmundicias: era igual que nadar en las cloacas.

  • En 1945, en Okinawa, isla del sur del Japón, ocurrió, ¿qué? No encuentro las palabras para des­cribir aquello.