Citas de Almería

  • La mezquita, es decir, la catedral de Almería, es una de las más bellas de todo el reino de Granada. Pues antes de la guerra y del terremoto tenía tal abundancia de mercaderes, que en todo el año, en la ciudad y en su distrito, se elaboraban más de doscientos centenarios de seda.

  • Autor: 

    Pasaron ya aquellas noches de Almería...
    En ellas logré mis deseos.
    No olvido aquellas casas, pero el destino
    es siempre vencedor de los hombres.
     

  • Autor: 

    El 8 de diciembre, con veinte duros en el bolsillo, salgo para Almería, a donde llego el 9 a las cinco de la tarde. Me doy varios paseos por el mar y compruebo la enorme fama que me recibe en todas partes. Mi libro El rey se divierte se está vendiendo colosalmente.

  • La entrada de la provincia de Murcia a la de Almería es triste. La tierra, luego, hasta llegar a la capital andaluza más poco conocida, tiene su belleza, desolada y áspera. Foster y yo recorrimos el trayecto ojo avizor.

  • Almería –lo dice Sermet y tiene razón- es un oasis del desierto. Atalaya sobre el mar, como lo llamaron los árabes, lo divisa, azul, sobre sus cerros áridos y sus cuevas abruptas, a través de una celosía de palmeras.

  • “...Durante los años siguientes llegué a conocer bastante bien Almería. Era tan fácil llegar —tan sólo nueve o diez horas de viaje— que solía ir cuando quería cambiar mi vida aldeana. Incluso el viaje en autobús era entretenido.