Citas de Raúl Tristán

11 DE JUNIO

 

Gistaín, Plan, Ceresa,...

Una tras otra todas las poblaciones pirenáicas, antiguos reductos de humanidad, van cayendo inexorablemente.

La mañana en que, tras disfrutar del embriagador aroma de un Earl Grey en la terraza del Bastid'Café, en plane place Carnot, nos aproximamos a la fuente por la que en 1839, con motivo d ela visita del Duque de Orelans, se hiciera manar vino, como si de un nuevo milagro crístico se tratara, yo, re

Sophie se las ingeniaba magistralmente para someterme a un cada día menos sutil 'tercer grado', ya fuera durante la contemplación de las coloridas llamaradas de los fuegos artificiales en la celebración del 'incendio' del 14 de julio, como mientras arrojábamos monedas desde el Pont Vieux, soñando

Sophie se las ingeniaba magistralmente para someterme a un cada día menos sutil 'tercer grado', ya fuera durante la contemplación de las coloridas llamaradas de los fuegos artificiales en la celebración del 'incendio' del 14 de julio, como mientras arrojábamos monedas desde el Pont Vieux, soñando

Sophie se las ingeniaba magistralmente para someterme a un cada día menos sutil 'tercer grado', ya fuera durante la contemplación de las coloridas llamaradas de los fuegos artificiales en la celebración del 'incendio' del 14 de julio, como mientras arrojábamos monedas desde el Pont Vieux, soñando

...Me hizo describirle hasta el más insignificante detalle que sobre las marcas de los canteros había ido descubriendo. Marcas esculpidas en los lienzos de todos y cada uno de los edificios singulares de la ciudad.

...Me hizo describirle hasta el más insignificante detalle que sobre las marcas de los canteros había ido descubriendo. Marcas esculpidas en los lienzos de todos y cada uno de los edificios singulares de la ciudad.

...tropecé, sumergido como me encontraba en la profunda negrura ténebre de esta maldita casa.

-Bien, bien. Entonces, si yo le pidiera a usted que me nombrara otros edificios de similares características, usted me respondería... -Ribera dejó la pregunta en el aire.

-Bien, bien. Entonces, si yo le pidiera a usted que me nombrara otros edificios de similares características, usted me respondería... -Ribera dejó la pregunta en el aire.

-Bien, bien. Entonces, si yo le pidiera a usted que me nombrara otros edificios de similares características, usted me respondería... -Ribera dejó la pregunta en el aire.

-Bien, bien. Entonces, si yo le pidiera a usted que me nombrara otros edificios de similares características, usted me respondería... -Ribera dejó la pregunta en el aire.

-Bien, bien. Entonces, si yo le pidiera a usted que me nombrara otros edificios de similares características, usted me respondería... -Ribera dejó la pregunta en el aire.

El vehículo circuló a gran velocidad hasta llegar a la cuesta del Parque Primo de Rivera o, mejor dicho, para no herir sensibilidades, el Parque Grande. Entonces abandonó la calzada y se sumergió en la oscuridad. El chófer apagó las luces y paró el motor.

-Recapitularé una sola vez, y para que lo entiendan, pues parece que no han comprendido nada de lo que les he dicho... Hubo un primer caso, sí, el de los cadáveres hallados en la Casa Solans, y ahora ha habido un tercero, el del Hotel Orús.

MACABRO ASESINATO MÚLTIPLE EN EL HOTEL ORÚS

Y ya el texto decía lo siguiente:

LOS ASESINOS SATÁNICOS GOLPEAN A LA CIUDAD CON LO QUE PARECE OTRO CASO MÁS DE CRIMEN RITUAL

Ha ocurrido de nuevo.

-Bien señora Ramos. Usted me dirá qué es lo que le tre por aquí... -le preguntó intrigado el detective, pues no era muy común que señoras de la avanzada edad que suponía a esa mujer, acudieran a una agencia de detectives.

Todo el tiempo durante el cual ella había permanecido en coma, luchando por sobrevivir, tendida inerte sobre una cama de la UCI, él lo había sufrido junto a ella.

Respirando por ella, pensando por ella, soñando por ella.

La mujer del ferretero caminó hasta llegar a la confluencia con la Avenida de Cesaraugusto, en donde, para sorpresa de Bruno, cruzó el semáforo y, si pensárselo dos veces, se internó de lleno en el ordenado recinto del Mercado Central.

Josefa, saliendo del Mercado por la otra puerta, y avanzando a lo largo de la avenida, siguió su camino para terminar cruzando El Coso hasta desviarse hacia la Plaza de Salamero.

Josefa, saliendo del Mercado por la otra puerta, y avanzando a lo largo de la avenida, siguió su camino para terminar cruzando El Coso hasta desviarse hacia la Plaza de Salamero.

Tras Teo le tocó el turno a Tomás, un ratón de biblioteca, un amante de los libros que en sus tiempos mozos regentó una librería de viejo en El Tubo, esa despreciada gloria del Casco Antiguo de la ciudad, zona de estrechas callejuelas en la que los bares de tapeo hicieron furor durante décadas, b

Tras Teo le tocó el turno a Tomás, un ratón de biblioteca, un amante de los libros que en sus tiempos mozos regentó una librería de viejo en El Tubo, esa despreciada gloria del Casco Antiguo de la ciudad, zona de estrechas callejuelas en la que los bares de tapeo hicieron furor durante décadas, b

Tras Teo le tocó el turno a Tomás, un ratón de biblioteca, un amante de los libros que en sus tiempos mozos regentó una librería de viejo en El Tubo, esa despreciada gloria del Casco Antiguo de la ciudad, zona de estrechas callejuelas en la que los bares de tapeo hicieron furor durante décadas, b

Jiménez se encontraba reunido en el Anatómico Forense con el doctor Membrado. La autopsia que se le estaba efectuando al cuerpo de Juan García Sande no daba mayores pistas que las de por sí obvias a la simple observación del cadáver.

-Ya sabes, toma el desvío que lleva al lugar en el que se encontraba el antiguo Casino Montesblancos -dijo ella con fría sequedad.

 

Cuando faltaban escasos diez metros para que el Jeep dejara de encontrar un punto de apoyo en su loca carrer, Bruno decidió poner en práctica lo único que había aprendido durante su servicio militar, como conductor del Coronel, en aquel lejano Regimiento de Ingenieros Nº 8 de Melilla.

El Grand Cherokee negro circulaba agran velocidad por la Ronda Norte. Bruno conducía nerviosos, apretando los dientes y mirando de reojo por el retrovisor a su pasajera.

Aquel viernes, el "Club de las Nueve" se reunió como era habitual en el "Easo".

El senador Roberto Mingallo sufrió un trágico accidente de tráfico cuando circulaba por la autovía de Madrid a Zaragoza, a la altura del puerto de Morata.

El inspector Jiménez, tras desayunar sin ganas unas magdalenas y un café con leche, había recogido a su compañero, el injspector Ribera, en su propia casa, para acudir juntos a la cita con el detective, en lugar de pasar antes por comisaría.

A los cargos por fraude fiscal, de los que era posible inculpar a Isabel, gracias a la documentación informática obtenida en el minuciosoregistro efectuado en su despacho, se iban a sumar pronto otros por cohecho y soborno, actos ilícitos realizados en connivencia con el senador Mingallo, así com

...El hombrecillo aquel afirmó haber pertenecido a La Securitate, la desgraciadamente célebre fuerza policial del régimen de Ceaucescu, en Rumanía. Así pues, lainsignia era de su propiedad, un bonito premio por los numerosos servicios prestados.

Según la empresa que contrató a Martín, el vigilante, se le acabó el contrato en el mes de febrero, y no le fue renovado.

-¡Detective -le espetó Pepe sin más-, aquí no se perdona a los impuntuales! Esta primera ronda la pagas tú. ¡Y espero que esta situación no vuelva a repetirse!

- Buenas noches a todos -dijo Bruno, sentándose al lado de Teo, algo incómodo por su retraso.

-¡Detective -le espetó Pepe sin más-, aquí no se perdona a los impuntuales! Esta primera ronda la pagas tú. ¡Y espero que esta situación no vuelva a repetirse!

- Buenas noches a todos -dijo Bruno, sentándose al lado de Teo, algo incómodo por su retraso.

La finca que los Sande poseían en la Urbanización de Las Lomas hacía honor a su nombre, "El Castillo", con fundadas razones.

-Todo eso está muy bien, pero y ¿qué hay de mi piso? -contestó con enojo De Andrés-. sabes lo que me costó hacerme con él, que lo pagué con el sudor de muchos servicios, y ahora ¡va y se lo queda ella!, y a mí me echan a la calle y me dicen que me busque la vida. ¿Querías saber dónde vivo ahora?

...Ambos se conocían desde hacía muchos años, de cuando siendo meros agentes de sus respectivos Cuerpos, coincidieron en algunos servicios que Jiménez llevó a cabo en el estadio de fútbol de La romareda, acompañando al sevilla en varios de sus enfrentamientos deportivos con el Real Zaragoza.

Apoyado contra la pared de un corralillo que se encontraba a un lado del puente, yacía, en posición de sentado, el cuerpo de un hombre, con la garganta seccionada de parte a parte y la boca sellada con resistente cinta americana, la misma que mantenía sus párpados levantados, dejando escapar la v

El café-bar "Easo", pues ese era el nombre del local que le había llamado la atención, se encontraba a rebosar. Sólo una banqueta frente a la barra parecía estar esperándole desde hacía rato.

Los suelos estaban recubiertos por un resistente y cálido parquet, de anchas lamas de roble, y los altos techos se remataban, en su unión con la vertical de las paredes, con una barroca cenefa de escayolaa de aire retro, que les otorgaba un aspecto noble y señorial.

La tan apenas recién inaugurada Estación de Ferrocarril de Delicias, la colosal obra, diríase que faraónica, que la anhelada llegada del AVE a Zaragoza reclamaba, aparecía desolada bajo el helador azote del Cierzo.